21 Sep

En busca de la felicidad – segunda parte

Las mujeres en busca de la felicidad

 

(Segunda parte)

Espero que estas dos semanas te hayas atrevido a dar el primer paso he involucrar el Mindfulness en tu vida, justo como te lo recomendé en mi post anterior, que puedes verificar haciendo clic en el siguiente enlace…

Si aún no te atreves, tranquila puedes intentarlo de nuevo, lo primero que debes hacer es entender que necesitas el cambio en tu vida. No somos perfectas, aunque queramos hacerlo, así que de vez en cuando está bien admitir que necesitamos ayuda para ver la luz.

Intenta tomar esos diez minutos en tu vida para dar el primer paso y comenzarás a sentir el cambio. Ahora que ya has comenzado con el mindfulnes, te estarás preguntado ¿y qué sigue ahora? He incluido esto en mi vida pero sigo sin ser feliz.

Es probable que sea cierto, ahora una pregunta que debes responder primero es ¿cómo te has sentido? Si, así es ¿cómo te has sentido después de esos diez minutos? Te aseguro que algunos aspectos de tu vida ahora se ven con mayor claridad. Pero los números quehaceres y demandas que cumplir siguen siendo las mismas y tú sigues quedando en último lugar, lo que nos lleva al siguiente paso.

Paso 2: Haz un espacio para ti en tu vida.

Te veo pensando en hacer una habitación para ti o sacando las cosas del sótano o del cuarto de chécheres, pero no, no me refiero a un espacio físico, aunque si lo deseas, ve por ello. Cuando hablo de hacer un espacio para ti en tu vida es en cuanto a tiempo.

Debes estar haciendo una expresión graciosa ahora mientras dices ¿y cómo rayos hago eso si el día no tiene suficientes horas? Eso es algo que yo también solía decir. Pensaba que si en lugar de veinticuatro las horas fueran veintiocho o quizás treinta, y en lugar de siete días fuesen ocho los que componen la semana, entonces tendría tiempo suficiente. ¿La verdad? La verdad es que nunca el tiempo será suficiente si continúas viviendo de la misma manera. Un día con treinta horas representaría más tiempo para cargarte de estrés y eso no es lo que queremos.

¿Entonces qué hago?

Debes comenzar a planificarte ¿Planificarte? SI, justo como lo has leído. El día tiene las horas necesarias, al igual que la semana cuenta con los días que debe tener. Acéptalo, no puedes cambiarlo. Así que lo único que puedes hacer es aprender a manejar el tiempo con el que cuentas, así de sencillo.

Como de seguro eres una de esas mujeres súper poderosas que tienen mil ocupaciones, debes pensar que lo que digo es una locura o incluso imposible. Pero, no es así. Cada quien tiene su manera de planificar, la mía es hacer uso de listas y tablas en Excel, pues personalizarlas según tus deseos, también existen numerosas aplicaciones móviles de las que puedes hacer uso.

Ahora bien, para planificar lo principal es hacer una lista de todas las demandas del día y de la semana que tienes que cumplir, incluso del mes si ya tienes algunas anotadas en algún lugar. A su lado puedes anotar el tiempo que consumirá cada actividad, eso te dará una buena idea del tiempo que necesitas.

En este momento lo más probable es que al sumar las horas no te alcanzaran las horas para cumplir con todo. ¿Lo has visto? Eso es justo de lo que quiero que seas consciente, No tienes tiempo suficiente para cumplir con todo. Así que debes comenzar a priorizar, elegir cuál de las mil cosas que dices que debes hacer, son realmente importantes e impostergables. Haz eso con todas las actividades y comenzarás a darte cuenta que es posible y el estrés poco a poco abandonará tu vida.

En este punto, cuando ya sabes que es lo realmente importante, por lo que vale la pena involucrar tu tiempo y esfuerzo, el panorama mejora. No es algo que vaya a cambiar de la noche a la mañana, pero con el paso de los días podrás verlo si decides comprometerte.

Una vez que has planificado bien tus actividades, es hora de volver a mirar ¿por qué?

Bueno, es sencillo porque es tiempo que planifiques un espacio para ti. Toma una hora del día, una hora que sea exclusivamente para ti, sin hijos, ni esposo, ni trabajo. Una hora en la que puedas tener un tiempo de placer. Sea leyendo un libro, yendo al spa o por un nuevo corte de cabello. Ese tiempo es sólo para que hagas algo por ti.

Si te parece una cantidad de tiempo exorbitante e imposible poder tener una hora para ti que no implique restarla a tu tiempo de sueño; lo haré un poco más sencillo, comienza con una hora a la semana. Cada semana escoge una hora para ti, en una actividad al aire libre, para lo que sea que pueda generarte placer. Deja que las endorfinas comiencen a producirse y transitar por tu torrente sanguíneo. Te aseguro que cuando disfrutes ese tiempo para ti, será más sencillo comenzar a abrir un espacio en tu vida más seguido hasta que sea posible una hora a la semana.

Te animo a que te sumes al reto. Se trata de tu vida y de tu felicidad ¿Acaso no vale la pena intentarlo? Yo sé que sí. Haznos saber que tal te va incorporando esto en tu vida o deja tu comentario si tienes alguna anécdota que contar o sugerencia para incluir en nuestras vidas.

 

El cambio está en tus manos.

El segundo paso en busca de la felicidad debes darlo tú.

¿Qué estás esperando?

Escrito por

Psicóloga y escritora Nathaly Meléndez.

Para cualquier consejo, duda o consulta puedes escribirle a nathaly.melendez.ulrrich@gmail.com o psicoconsultorio@gmail.com

O seguirla en su página de Facebook Psicoconsultorio online.

 

Share this

DEJA UNA RESPUESTA