05 Jul 2018

La maternidad tras 18 meses

Es mi primer artículo en Fémina Eventos, y lo primero de todo quiero dar las gracias al medio por confiar en mi trabajo. Quiero comenzar haciendo una reflexión sobre la maternidad, en estos días en los que las noticias arrojan una pequeña luz en el camino a la conciliación y la igualdad.

Hace meses en mi web publique un artículo con gran repercusión, “La maternidad idealizada” (www.trendyfriendsblog.com) Eran días complicados, días en los que se mezclaban muchos sentimientos, en los que las hormonas jugaban conmigo. En los que una gran felicidad se mezclaba con momentos de tristeza sin motivo, en los que la falta de sueño y el desconocimiento de unos padres primerizos nos llevaban al agotamiento más profundo.

El 30 de diciembre del 2016 nuestras vidas cambiaron para siempre, nos convertimos en padres, y desde entonces la vida nunca volverá a ser igual. Hugo llego para revolucionar cada segundo de nuestra existencia, y para dar sentido a todo.

Tras 18 meses las cosas se ven muy diferentes, y ahora estamos disfrutando mucho. Pero los primeros meses fueron duros, puede que con el tiempo nos olvidemos o idealicemos esos meses. En mi opinión a las mujeres no se nos prepara lo suficiente para ello, la llegada a casa con un bebe necesitaría una preparación especial.

Quiero hacer un inciso, hay mujeres que lo viven de forma maravillosa y cada maternidad es un mundo, pero yo os hablo de mi experiencia. Pero creo que la maternidad está muy idealizada y se habla fundamentalmente de todo lo maravilloso.

La llegada a casa, la has imaginado completamente maravillosa, los tres en casa por primera vez. Otra idealización más de la maternidad. Te has preparado para el parto, pero no para la vuelta a casa. Tienes a un desconocido contigo, que llora, que no duerme, y te pilla en el momento más bajo que posiblemente tenga en mi vida, estaba con los puntos, cansada, dolorida,…. Es duro, muy duro. No me lo habían contado, ni me imaginaba que fuera así. Tantos consejos y tantas opiniones, pero esto no te lo cuentan. (tanta opinadora alrededor, que dan lecciones que solo hablan de lo maravilloso de la maternidad, pero ninguna te cuenta la realidad) El tema de la lactancia es otra historia que si queréis os cuento otro día.

Te convierte en una persona con miedos, miedo a todo lo que tiene que ver con él. Miedos como nunca antes había sentido. Y también descubres un amor, como nunca antes habías sentido, que no se puede explicar. Y la felicidad plena con cada avance, cada sonrisa, cada nuevo sonido, cada nuevo beso, cada nuevo abrazo. Difícil imaginar ya una vida sin HUGO.

Estos días se habla de la ampliación y equiparación de los permisos de paternidad y maternidad. Sería un buen comienzo para la igualdad real entre hombres y mujeres. Para que ellos tengan la misma implicación en el cuidado de los menores desde el principio, y se establezcan roles reales de igualdad. Por mucho que quieran compartir con nosotras nuestras parejas esta experiencia, el tener permisos tan reducidos hace que nosotras asumamos un papel protagonista en esos primeros meses. Espero que algún día se llegue en este país a tener permisos de maternidad y paternidad más largos. Y se hagan políticas cercanas y reales con lo que la sociedad necesita.

Este primer post lo he querido dedicar a mi experiencia con la maternidad, porque no todo es tan bonito como nos lo cuentan. Y claro que he perdido calidad de vida, pero me compensa, ver la cara de mi niño cada mañana, mirarle, ver sus progresos,….  Pero hay que decir la verdad, hablar claro, no todo es maravilloso como algunas madres se hartan de pregonar. Y sobre todo el respeto a las que deciden no ser madres.

¿Qué opináis? ¿Cuál es vuestra experiencia?

Y para terminar quiero dedicarle las últimas palabras a mi hijo, a Hugo:

 

QUE BONITA ES LA VIDA AHORA QUE ESTAS EN ELLA

Share this